lunes, 27 de abril de 2009

¿Redes de fibra óptica públicas?


Según datos del FTTH Council Europe, a final de 2008 había más de 30 millones de usuarios empleando conexiones directas de fibra: más de 15 millones en Japón, 5 millones en Estados Unidos, 1,5 millones en Europa, etc. En Estados Unidos, Verizon tiene más de 12 millones de hogares pasados con fibra, con un coste de alrededor de 500 € por hogar -la mayoría de los despliegues se basan en fibra aérea, con un coste menor que la subterránea-. También ha hecho público que el mantenimiento y costes operativos de su red para su proyecto FiOS FTTH son sólo un 10% de los del cobre, con una mayor fiabilidad y robustez en las comunicaciones para los usuarios finales.
La fibra óptica es también reconocido como el medio más óptimo para proporcionar altos anchos de banda sobre largas distancias. La fibra óptica puede además ser complementada con el cobre en el tramo final dentro del edificio, consiguiendo incrementos del ancho de banda a un coste más reducido que el de introducir fibra hasta cada una de las casas. Las alternativas a la fibra, como LTE o WiMax, permiten altos anchos de banda, pero nunca llegarán a ofrecer HDTV y otros servicios que son capaces de ser ofrecidos a través de la fibra.
El propio presidente Obama, así como otros muchos presidentes de Gobiernos y directivos de empresas occidentales, han reconocido que la red de banda ancha de nueva generación es una de las principales claves para salir de la crisis, por la capacidad para generar empleo en la construcción de las redes y de construir un tejido económico más productivo mediante su uso.
¿Entonces porqué no hay despliegues de fibra en España? Telefónica es el líder indiscutible del mercado Triple Play y el resto de operadores han manifestado que no tienen intención de invertir en fibra en el corto plazo, pues no les salen las "cuentas".
¿Por qué iba a invertir Telefónica en fibra? Para diferenciar sus servicios de sus competidores, pues su estrategia siempre se ha basado en la diferenciación, ofreciendo así más y mejores servicios a sus clientes. Sin embargo, la regulación de la CMT exige a Telefónica a replicar sus ofertas de fibra por debajo de 30 Mbps -más que suficientes para los servicios actuales- y, además, seguir manteniendo el cobre durante varios años. En estas condiciones, Telefónica no está dispuesta a realizar una inversión agresiva en fibra óptica, pues además la crisis del consumo afecta a los hogares y están optando por tarifas de telecomunicaciones "low-cost". Telefónica debería afrontar una inversión por hogares pasados, mientras que los operadores alternativos que alquilan su red, sería por hogar conectado, con mucha menos inversión y riesgo. Como Francisco Sánchez de IDG explica... ¿Quién va a invertir en estas condiciones?
¿Qué hacer? Si no hay un acuerdo entre operadores, algo que por el momento no es el caso, la solución podría estar en una red de fibra óptica pública -en su día es como se construyeron las redes de cobre- y luego alquilarlas a aquellos operadores o empresas que quieran utilizarlas. Sería un modelo muy similar al de otras "commodities" como la red eléctrica. De hecho, Suecia en la UE está siguiendo un modelo similar. Esto supondría trabajo productivo empleando a mucha de la mano de obra desempleada por la construcción, además en trabajos con gran continuidad a futuro, así como adquirir algunos edificios para que luego posteriormente los operadores introduzcan sus equipos activos. Los operadores podrían de este modo seleccionar tanto la tecnología empleada para FTTH, como el suministrador, teniendo capacidad de diferenciación. El mantenimiento y construcción de estas redes podría ser realizada por fabricantes y empresas de servicios. La competencia estaría asegurada. El Estado tendría un retorno de la inversión lento, pero muy elevado dentro de unos pocos años y durante mucho tiempo.
¿Cuál es el principal problema? Probablemente la falta de dinero... aunque parece que sí que lo hay para lanzar medidas que tratan de mantener un modelo económico obsoleto y que no da más de sí.

sábado, 25 de abril de 2009

La pirámide de Maslow en las empresas durante la crisis

La motivación de los trabajadores es fundamental para que la empresa pueda conseguir sus objetivos. Los mecanismos básicos para motivar a los empleados son el refuerzo positivo y el refuerzo negativo, siendo el primer mecanismo el que suele dar unos mejores frutos en las empresas basadas en el conocimiento. La “pirámide de las necesidades” de Maslow pone de manifiesto que las necesidades humanas tienen distinta intensidad y aparecen según una determinada secuencia. De este modo, los gestores de la empresa deben diagnosticar el grado de satisfacción de las necesidades de cada trabajador para determinar qué tipo de incentivo puede significarle un mayor nivel de satisfacción.
Durante una crisis económica generalizada y la amenaza de expedientes de regulación de empleo, los empleados suelen pasar a un segundo plano algunas de sus desmotivaciones habituales (mala relación con el jefe o algunos empleados, falta de reconocimiento de su trabajo, pocas posibilidades de rotación o promoción, falta de autonomía para desempeñar las tareas, etc.), es decir, por las necesidades más altas de la pirámide de Maslow (autorrealización, reconocimiento y afiliación). Las necesidades más bajas de la pirámide de Maslow (seguridad y fisiológicas), son las que pasan a un primer plano. La posibilidad de mantener el actual poder adquisitivo y de tener asegurado su empleo, son las mayores preocupaciones de los empleados actualmente.
Un ejemplo de cómo la crisis económica puede cambiar las prioridades de los empleados de una empresa se tiene en Telefónica. Telefónica, cerró 2008 con un beneficio neto de 7.592 millones de euros, un 14,8% menos que hace un año debido a unos extraordinarios de 2.766 millones de euros por la venta de Airwave y Endemol en 2007. El dividendo de 2009 se incrementará y alcanzará los 1,15 € por acción, frente al 1 € de 2008. Telefónica sigue dando sólidas perspectivas a los inversores para 2009 y el resto de años venideros, donde se consolidará su crecimiento y se maximizará la caja.
La empresa, sin embargo, ofrece una imagen distinta a los inversores y a los empleados, siendo éstos últimos los que sufren las consecuencias de la crisis. Para Telefónica, además, la crisis no implica en absoluto pérdidas, sino una posible reducción de los beneficios. De esta forma, como una de otras muchas medidas de reducción de costes, Telefónica aplicará una subida salarial del 0,7% en su división fija en España para 2009 debido a la crisis. En una situación normal, los empleados y sindicatos pondrían objeciones a esta medida; sin embargo, éste no ha sido el caso ante la coyuntura actual. Aunque las telecomunicaciones no son uno de los sectores más afectados por la crisis, muchas operadoras de telecomunicaciones han realizado expedientes de regulación de empleo en España recientemente, como ONO y Orange, por lo que los especialistas de este sector tampoco tienen muchas oportunidades de recolocación a corto plazo y en buenas condiciones, pues la demanda de trabajo supera con creces la oferta.
De este modo, Telefónica ofrece seguridad a los empleados y reduce sus costes internos, lo cual ayudará a afrontar en mejores condiciones la crisis económica. Los empleados, aunque no ven a su empresa como una de las más damnificadas, sí son conscientes de la triste situación que están pasando muchos compañeros del sector y están más preocupados por mantener su empleo, que por otras cuestiones típicas de insatisfacción laboral.

jueves, 16 de abril de 2009

La necesidad de la fibra óptica en las ICT

La norma vigente sobre ICT en España no contempla la obligación de preinstalaciones de fibra óptica hasta el hogar. La Comisión Asesora para el Despliegue de Infraestructuras de Acceso Ultrarápidas (CADIAU) de la SETSI (Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información) está trabajando con varios agentes del sector, en el estudio de la implantación de las nuevas redes ultrarápidas en los edificos, con el fin de posibilitar la propuesta de una nueva ICT. El tramo final es uno de los más costosos para la introducción de la fibra óptica en los hogares (por problemas legales, de espacio, económicos, estéticos, etc.) y, aunque existe la alternativa de mantener el par de cobre para ofrecer servicios de nueva generación, no es la alternativa más eficiente a largo plazo. Por lo tanto, la adaptación de las ICT a la nuevos requisitos de la fibra óptica, es de suma importancia para acelerar el despliegue de las redes FTTH.
Las ICT (Infraestructuras Comunes de Telecomunicaciones) son las instalaciones necesarias para captar, adaptar y distribuir a las viviendas y locales, señales de radio y televisión terreste y por satélite, servicio de telefonía básica y de telecomunicación por banda ancha. Las características técnicas mínimas que ha de reunir esta instalación se encuentran recogidas en el Real Decreto Ley 401/2003. El Real Decreto Ley 1/1998 establece que no se concederá autorización para la construcción de nuevos edificios o rehabilitación integral de los existentes si al Proyecto de Edificación no se acompaña el Proyecto Técnico de ICT.
En el caso de televisión, telefonía y telecomunicación de banda ancha, las tomas de distribucion que debe tener la vivienda depende de las que se decida en el Proyecto Técnico, con un mínimo de una toma cada dos estancias o fracción (excluidos baños y trasteros). En ningún caso debe de haber menos de dos tomas de cada servicio en una vivienda. En caso de querer instalar más tomas no es necesario hacer nuevas obras. Las estancias sin tomas dispondrán de una canalización y un registro de tomas vacíos para que su propietario pueda instalar una toma del servicio que desee. La normativa ICT establece que la infraestructura de telecomunicaciones, debe prever que disponga de capacidad suficiente para permitir el paso de redes de distintos operadores, permitiendo de esta forma el uso compartido de las instalaciones y una verdadera competencia entre las mismas.
En las viviendas que han sido construidas considerando las actuales ICT, la introducción de la fibra óptica será relativamente sencilla, en cuanto que se cuenta con un sistema de canalizaciones previo. No obstante, sería muy importante que la fibra óptica fuera instalada desde un primer momento en las viviendas y, por lo tanto, incluida cuanto antes en las ICT con el fin de facilitar la introducción de fibra hasta el hogar. Sin embargo, la construcción de viviendas se va a ralentizar durante los próximos años, por lo que la actualización de las ICT no tendría el impacto que podría haber tenido hace unos años. Ademas, existe un porcentaje muy elevado de edificios -alrededor del 85%- que no están equipados con ICT.
Algunos países como Francia, han obligado ya a instalar la fibra óptica en los edificios de nueva construcción. De momento, aunque las ICT en España no estén listas, la CMT obliga al primer operador que despliegue su red de fibra óptica dentro de un edificio, a compartir mediante acuerdos recíprocos y a precios razonables todos los elementos de la red (cajas terminales, cables, rosetas, etc.) con el resto de operadores que deseen acceder a ese edificio para ofrecer servicios de FTTH. No obstante, esto no debe ralentizar la adaptación de las ICT, pues la medida tomada por el regulador español no es suficiente para dinamizar los despliegues de fibra en el acceso.

lunes, 6 de abril de 2009

La desaparación de ATM en la red convergente


ATM (Ayncronous Transfer Mode) ha sido una de las tecnologías predilectas por los visionarios de turno, considerada como la única capaz de ofrecer un transporte multiservicio integrando las redes corporativas con las de los operadores y proveedores de servicio. Las redes de acceso DSL y las redes UMTS favorecieron su despliegue en las redes MAN de los operadores, debido a la inmadurez de Ethernet/IP para proporcionar una red convergente. Sin embargo, ATM nunca llegó a cuajar en el entorno LAN, debido a su complejidad, alto coste y bajo rendimiento.
La madurez y economías de escala de Ethernet, junto a su capacidad de evolución, han permitido desde hace años entrar en el mercado MAN, retirando definitivamente a ATM de la "guerra" por la convergencia. Las principales ventajas de Ethernet/IP son:
  • Menores inversiones en hardware. Las interfaces Ethernet sobre IP son unas 10 veces más eficientes en costes que soluciones IP sobre ATM o IP sobre SDH/SONET. Además, las economías de escala resultan en que el precio anual de los conmutadores Ethernet decrezca un 30-50%.
  • Menores inversiones en instalación, operación y mantenimiento. Ethernet es una tecnología relativamente poco compleja y bien conocida, pues lleva operando desde los años 80. Esto supone que los costes operativos asociados a la gestión del ancho de banda, provisionamiento, mantenimiento y actualizaciones de IP sobre Ethernet sean muy inferiores a los de otras tecnologías como IP sobre ATM o SDH/SONET.
  • Altas velocidades. Una de las desventajas tradicionales de IP sobre Ethernet frente a IP sobre ATM o SDH/SONET, era la menor velocidad de las interfaces de la red troncal. Hoy en día, Ethernet ofrece velocidades típicas de red troncal, alcanzando en estos momentos hasta 10 Gbps y en pocos años hasta 100 Gbps.
  • Protección y calidad de servicio. La inmadurez de las técnicas de seguridad, protección y calidad de servicio del tráfico IP sobre Ethernet ha sido la principal limitación asociada a esta tecnología. La introducción de protocolos como IEEE 802.1p o MPLS, están resolviendo en gran parte estas limitaciones históricas.
  • Mayor capacidad de integración. Los equipos basados en Ethernet ocupan menos espacio y consumen menos potencia que los basados en ATM. Esto supone un enorme ahorro de costes para los operadores en inmovilizado fijo.

De este modo, aunque ATM permanecerá durante unos años en las redes de los operadores, poco a poco será siendo sustituido por Ethernet/IP... sobre todo ahora que los nuevos despliegues de banda ancha se basarán en LTE en la red móvil y Ethernet P2P/GPON/VDSL2 en la red fija. ¡Poco tiempo de vida ha tenido una tecnología en la que se ha trabajando tantos años!

(Entrada publicada también en e-ciencia.com el 6 de Abril 2009)