domingo, 11 de septiembre de 2011

Lo importante es la comunicación entre personas

Desde el pasado enero, en el Senado se utiliza un sistema de traducción simultánea de castellano, catalán, euskera, gallego y valenciano. Para ello están trabajando 25 interpretes a los que además del sueldo, hay que pagar dietas. El uso de este sistema supone unos 12.000 euros por cada sesión. Cada vez que hay un pleno, los senadores, invitados y periodistas pueden escuchar a través de unos auriculares la traducción de lo que hayan dicho los senadores hablando en otras lenguas. Ya existen propuestas de extender el sistema al Congreso de los Diputados.
Este carísimo sistema de traducción simultánea automático lleva siendo utilizado en la Eurocámara, donde cada diputado puede expresarse en cada una de las 23 lenguas oficiales de la UE. Es decir, cada lengua debe traducirse a otras 22. También debe realizarse está traducción por escrito en normativas, mociones, etc. Para realizar este trabajo, existen más de 1.000 traductores y todo este mero trabajo burocrático supone un tercio del presupuesto de la Eurocámara.
El gasto de la UE es justificable en el sentido de que los ciudadanos, sean del país que sean, deben acceder a los textos. No lo veo justificable para la traducción simultánea de los eurodiputados, porque todos ellos deberían ser capaces de expresarse al menos en inglés -el idioma considerado como "estándar de facto" en el mundo de los negocios- y los medios de comunicación cuentan con recursos para traducir lo que al final consideren como "noticia". En España, pese a que todos los senadores conocen la lengua oficial, se introduce este cuantioso e innecesario gasto, que además da una imagen ridícula hacia el exterior. Se está gastando un dinero que además no tenemos, sino que pedimos prestado y cuando se pide dinero prestado y la deuda no para de crecer, se debe recortar en "lujos" por pequeña que sea la cuantia (porque además se pagan intereses durante muchos años). Además, con ese dinero, se podrían financiar las start-up de base tecnológica de muchos emprendedores españoles, que si generan una economía productiva capaz de generar competitividad y crecimiento a medio y largo plazo. Desde luego, no parece lo más razonable sea destinar este gasto a ayudar a que los que podrían expresarse en su lengua común, lo hagan en lenguas distintas.
Las investigaciones demuestran que la enseñanza de más de una lengua ayuda a los niños a estimular su desarrollo cognitivo y su capacidad para el estudio. No obstante, en el actual escenario económico y dado el bajo nivel de idiomas en España respecto a otros países, que constituye uno de los factores de nuestra elevada improductividad... ¿no deberíamos volcarnos más en lenguas más globales como el inglés, chino, francés, etc.? La globalización económica y cultural es un proceso infrenable. Quien se adapte saldrá como gran ganador, quien no se adapte saldrá como gran perdedor. La lengua es una parte de la cultura, pero por ejemplo, la evolución social y cultural de hace unos años, supuso la desparición del latín, una importante lengua hablada en la República Romana, abarcando gran parte de Europa y África Septentrional. Sin embargo, esto no ha hecho perder nada de nuestras raices e identidad cultural. La UE y, España especialmente, necesita más que nunca integración, porque la crisis de deuda ha demostrado que no se puede seguir con el sistema actual, manteniendo de manera artificial una economía improductiva que busca las diferencias en vez de las sinergias. Se puede recortar en subvenciones a traducciones, pero no en sanidad, seguridad, educación, etc.
El castellano, a pesar de su continuo "maltrato" dentro de España, es una de las lenguas más importantes del mundo. Hoy en día, el idioma español o castellano es la lengua más hablada del mundo por número de personas que la tienen como lengua materna (Andorra, Argentina, Belice, Bolivia, Chile,  Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, etc.), el idioma oficial en varias de las principales organizaciones del mundo (UE, UA, OEA, OEI, ONU, TLCAN, UNASUR, CARICOM, etc.), la tercera lengua más hablada del mundo (con entre 450-500 millones de personas como primera y segunda lengua), la segunda lengua más estudiada del mundo tras el inglés (con más de 20 millones de estudiantes) y la tercera lengua más utilizada de Internet (con un 7,8% de los usuarios) después del inglés y el chino.
En los estudios de UNESCO se puede observar que más del 50% de las 6.000 lenguas y dialectos del mundo corren peligro de desaparecer. El 96% de las 6.000 lenguas son habladas tan sólo por un 4% de la población mundial y el 90% de las lenguas no tienen prácticamente presencia en Internet. Las lenguas "económicamente" decisivas no son más de 50 en todo el mundo. Los ingenieros de telecomunicaciones luchamos día a día para derumbar barreras y hacer factible la comunicación entre personas y máquinas, generando servicios y contenidos útiles independientemente de la tecnología o protocolo que esté por debajo. Las tecnologías y protocolos, tan importantes a día de hoy como la lengua para poder comunicarse, siguen el mismo proceso evolutivo: nacen, evolucionan y mueren. Si no son eficientes o existe una gran masa de usuarios, irremediablemente se dejan de utilizar y desaparecen.