viernes, 25 de junio de 2010

El caso de negocio de la fibra óptica en los países emergentes

La construcción de redes de fibra óptica hasta el hogar, edificio o vecindario (FTTx) parece que sólo tiene justificación en los países emergentes, pues son los clientes de estos países los que pueden pagar por los más y mejores servicios que son capaces de soportar estas redes. De hecho, la mayoría de los despliegues actuales tienen lugar en países desarrollados. Sin embargo, los despliegues en los países emergentes, que cada vez tienen un mayor peso en la economía global, se acelerará durante los próximos años.
De acuerdo al informe "There Is a Business Case for FTTP in (Some) Emerging Markets" de YankeeGroup de Mayo de 2010, los países emergentes de Asia Pacífico más activos en despliegues de fibra son China y Malasia. En Europa del Este, países como Rusia, Latvia, Lituania, Rumanía o Bulgaria, están realizando significantes despliegues. En los países de Oriente Próximo y África, no hay ningún país emergente que esté realizando despliegues importantes.
Es indudable que los Gobiernos de los países emergentes tienen en la banda ancha una potente herramienta para impulsar el crecimiento económico y la calidad de vida de sus habitantes. No obstante, por lo general, estos Gobiernos no tienen recursos suficientes para apoyar económicamente los despliegues y la iniciativa privada es bastante cautelosa, dada la escasa demanda debido a la imposibilidad por una gran parte de la población de pagar por los servicios de valor añadido. Por ello, aunque no sea posible subvencionar los despliegues, es importante que los Gobiernos lo incentiven, a través de créditos a bajo coste, reducción de impuestos, regulación transparente, etc.
En los países emergentes existen muchos despliegues nuevos (greenfield), donde instalar fibra es mucho más atractivo económica y cualitativamente que instalar cobre. En este caso, el caso de negocio de la fibra es la reducción de oficinas centrales y la reducción de costes de operación y mantenimiento. Para este tipo de despliegues, la arquitectura elegida es GPON (también EPON en Asia) FTTH. Además, por los desequilibrios económicos, existen "barrios ricos" con cobre instalado (browfield), donde también es muy atractiva la instalación de fibra. En este caso, la fibra además de los beneficios indicados anteriormente, permite ofrecer servicios de alto valor añadido, con la que recibir más ingresos y fidelizar los usuarios. Para estos casos, se están empleando arquitecturas GPON (también EPON en Asia) FTTB basadas en MDU Gigabit Ethernet o VDSL2.

martes, 22 de junio de 2010

Los estándares 40 GbE y 100 GbE son ratificados

El IEEE acaba de ratificar los estándares IEEE 802.3ab de 40 y 100 Gigabit Ethernet, en los que se lleva trabajando desde 2006 y cuyo primer borrador apareció a finales de 2008. Aunque existían productos desde el año 2009, la ratificación del estándar favorecerá la reducción de precios, compatibilidad y proliferación de esta tecnología.
40 y 100 Gigabit Ethernet constituyen un paso más en la versatilidad y adaptabilidad de Ethernet a los nuevos requisitos de capacidad de las redes de datos basadas en IP, debido al crecimiento en el tráfico de la VoIP, la IPTV con HDTV y 3D, el VoD, la videoconferencia y telepresencia IP, el cloud computing, el grid computing, la virtualización, la distribución de contenidos, los juegos en red, el mobile backhaul de HSPA/LTE, etc.
40 Gigabit Ethernet será empleado principalmente para backplanes de equipos y para redes de almacenamiento, conectividad de servidores, cluster de computación de alto rendimiento, servidores blade, etc. Por otro lado, 100 Gigabit Ethernet será empleado en la red de switching, routing y agregación en centros de datos, redes metropolitanas y troncales de los operadores y grandes empresas, etc. Como viene ocurriendo con todos sus predecesores, 802.3ab será compatible con la enorme base instalada de equipos Ethernet.


(Entrada publicada también en e-ciencia.com el 14 de Agosto 2010)