viernes, 4 de julio de 2008

El hiperspector de las TIC en España crece un 6% en 2007


Según datos del informe AETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Comunicaciones) 2007 el hipersector de las TIC crece un 6% en 2007 en España con un volumen de negocio de 101.353 millones de euros. El hipersector TIC incluye los servicios de telecomunicación, las tecnologías de la información, las industrias de telecomunicación, la electrónica de consumo, la electrónica profesional, los componentes electrónicos, y otros segmentos entre los que se encuentran los contenidos audiovisuales o la electrónica del automóvil.
De esta forma, aunque se ha producido una cierta desaceleración del crecimiento, que ha pasado del 9% y el 10% de los últimos años a un 6%, el hipersector sigue mostrando un notable -aunque desigual- empuje. El subsector de la electrónica de consumo experimenta el mayor aumento, el 11%, gracias a las ventas de televisores de pantalla plana con decodificador TDT integrado. El mercado de los servicios de telecomunicación registra un alza de un 4% y alcanza los 44.236 millones de euros. El gasto en I+D se incrementa un 17% con respecto a 2006 y logra una inversión de más de 2.000 millones de euros. El sector de la electrónica, las tecnologías de la información y las telecomunicaciones alcanzó en 2007 un valor de mercado de 77.977 millones de euros, lo que representa un incremento del 5% en relación con el pasado ejercicio.
Creo que el año 2008 y 2009 se va a producir un estancamiento e incluso ligero decrecimiento respecto a 2007. Generalmente las tasas de crecimiento del sector de las nuevas tecnologías suele crecer al doble que el PIB y el PIB de España no va a pasar del 1,5%, con unas tasas de inflación de alrededor del 5% y con un notable descenso del consumo. Esto va a producir un estancamiento tecnológico, un sector que aporta innovación y productividad en todos los ámbitos económicos. Todavía no se ven medidas estructurales claras que hagan de España un foco para la creación e inversión en empresas altamente tecnológicas. Esto, junto a una energía cara por la apuesta a una carta por las caras y aún poco eficientes "energías renovables" (aunque no la producimos y perdemos rentabilidad y puestos de trabajo internos, compramos la energía nuclear a Francia que pone sus centrales cerca de nuestras fronteras) y esto repercute negativamente en todos los sectores de actividad.
Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario