miércoles, 21 de enero de 2009

Compartición de redes de fibra óptica


La crisis actual exige a las compañías hacer más por menos, consiguiendo una mayor productividad con menos costes. Según muchos analistas, lo peor de la crisis está aún por llegar y cada vez existen más incertidumbres sobre cuándo se producirá la esperada recuperación económica. Las empresas están pensando así en apostar definitivamente por iniciativas tecnológicas del tipo virtualización, Green IT, Enterprise 2.0, sistemas colaborativos, cloud computing, sistemas especializados, etc.
Una de las formas de ahorrar costes es la colaboración entre competidores (siempre que no dañen la competencia o supongan abusos hacia el consumidor). Esto es lo que están haciendo actualmente Vodafone y Orange -filial de France Telecom- exitosamente en España. Vodafone y Orange se reparten España en su red 3G -unas 5.000 antenas- para ahorrarse conjuntamente 300 millones de euros entre 2007 y 2011. Orange alquila su red a Vodafone en las poblaciones medianas y pequeñas -poblaciones con menos de 25.000 habitantes- de regiones como Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla León, Extremadura, Andalucía, Murcia o Baleares. Vodafone hace lo propio con Orange en Castilla-La Mancha, Madrid, País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana, así como Canarias. Para el usuario, esta colaboración es totalmente transparente, pues las antenas son capaces de reconor a los clientes de una u otra compañia y conectarlos directamente con sus respectivas redes. Esta compartición de los emplazamientos se traduce en una mejora del 25% en las zonas afectas y en una reducción del 40% en cuanto a instalaciones. Pero la decisión de compartir los emplazamientos permite, además, mejorar la cobertura en un 25% en las zonas afectadas y, sobre todo, reducir el número de instalaciones en un 40%.
Vodafone y Orange han manifestado también públicamente que están contemplando ampliar el alcance del acuerdo de colaboración a otras áreas, como ingeniería, mantenimiento y tecnología.
Otra posible área de colaboración no contemplada en el comunicado, pero que sería muy beneficiosa para España, es en el despliegue de la fibra óptica. Por el momento, sólo Telefónica ha comenzado su despliegue comercial en España, así como pequeñas iniciativas públicas, como Asturcón. El resto de operadoras han manifestado públicamente que no van a invertir en fibra óptica por el momento. En países como Francia, operadores como Orange, Numericable y SFR están ofreciendo comercialmente estos servicios, a unos precios sensiblemente inferiores a los ofrecidos en España. Francia cuenta con más de 150.000 clientes de fibra repartidos entre todos los operadores, siendo Numericable el que más tiene. Las ofertas actuales de Triple Play en Francia ofrecen 100 Mbps de velocidad y los precios oscilan entre los 20 y los 45 euros, es decir, tienen unos precios y prestaciones superiores a las ofrecidas actualmente en España. A pesar de competir entre ellos, los tres operadores firmaron un acuerdo en Diciembre de 2008 que establecía las condiciones por la que los operadores se comprometían a compartir la fibra desplegada. De este modo se consigue una cobertura mucho mayor a un coste mucho menor, pero sin afectar a la competencia, pues los usuarios pueden elegir entre las tres operadoras. ¿Sería posible un acuerdo entre Vodafone y Orange o entre otras operadoras más para conseguir más alternativas a la fibra óptica de Telefónica?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada