jueves, 5 de diciembre de 2013

Telefónica se atraganta con Telecom Italia

El pasado septiembre, Telefónica decidió aumentar su peso en el holding Telco, que controlaba el 22,4% de Telecom Italia. Los analistas bursátiles no vieron con buenos ojos ese movimiento, por diversos motivos: la plusvalía a pagar por Telefónica por cada acción era muy alto, la acción de Telecom Italia lleva varios años en caida libre y la operadora italiana tiene una deuda de casi 29.000 millones de euros. Telefónica ha vendido participaciones para reducir su deuda, en operadoras con mucho más futuro, como China Unicom. Si Telefónica quería crecer en Italia, había otras opciones más baratas y que además no iban a generar problemas regulatorios.
Telecom Italia es una de las más ruinosas inversiones de Telefónica. La única justificación que ha dado a los analistas eran "sinergias operativas", que básicamente consistían en compartir los precios de compra de los distintos suministradores y quedarse ambas con el que ofrecía uno menor... algo que ha perjudicado principalmente a los suministradores de infraestructura de telecomunicaciones europeos. Las dos empresas han seguido operando con independencia, pero Telefónica creciendo, innovando y generando ingresos; y Telecom Italia, muriendo poco a poco y concentrándose en su mercado local. La realidad es que Telefónica ha tenido unas pérdidas contables enormes en Telecom Italia y que la historia, aún acabando en la anhelada compra, no va a tener un final feliz.
La última noticia del culebrón es que ayer, CADE (Consejo Administrativo de Defensa Económica) -el regulador brasileño de la competencia-, considera incompatible con las normas de competencia brasileñas, la participación directa de Telefónica en su filial Vivo y su participación indirecta en TIM Brasil. Esta decisión era la más lógica, dado que se trata del primer y segundo operador del mercado brasileño y entre ambas controlan más de la mitad del mercado. Telefónica tiene por lo tanto que resolver su doble presencia y para ello, o bien vende su participación en Telecom Italia -con ingentes minusvalías- o Telecom Italia vende su participación en TIM Brasil. Además, CADE ha puesto una multa a Telefónica de 15 millones de reales, porque Telefónica se comprometió en 2010 a no elevar su influencia en TIM Brasil. La venta de TIM Brasil podría generar más de 8.000 millones de euros para Telecom Italia y, aún así, la deuda restante seguiría siendo muy elevada para la posición de mercado que tiene en Italia y los beneficios que genera. Considerando que además Brasil es la única posibilidad de crecimiento en ingresos de Telecom Italia, a buen seguro, Telefónica tendrá muy difícil convencer al resto del consejo, opinión pública, sindicatos, políticos, etc., para su venta.
¿Rodarán cabezas en Telefónica en el caso de que la historia termine mal?... ¿Quién sería el afectado?... Telefónica fichó en el año 2008 a Zaplana, para hacer "lobby" en Europa. Telefónica explicó que se trataba de un cargo representativo y que tendría que apelar a sus contactos y capacidad para estrechar las relaciones de Telefónica con los países europeos donde Telefónica tenía presencia y, sobre todo, ante Italia -por su amistad con Berlusconi-. Dada la venta de las participaciones de Irlanda y República Checa y, el final que se vislumbra en Italia... ¿qué pasará con Zaplana?... 
Es más, ¿qué hubiera ocurrido si en vez de Zaplana y a otros tantos cargos políticos, Telefónica hubiera fichado a tecnólogos y financieros profesionales?... Probablemente Telefónica a día de hoy sería la operadora número uno del mundo y con una imagen de marca mucho menos dañada (a raiz de Urdangarin, Rato, etc.) entre sus clientes e inversores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada