jueves, 20 de noviembre de 2008

Telefónica apuesta por Latinoamérica

Telefónica, al igual que otras empresas españolas como BBVA o Repsol, creen firmemente en Latinoamérica, sobre todo en los próximos meses de crisis mundial. El Grupo Telefónica es junto a France Telecom y Vodafone, una de las operadoras de telecomunicaciones más diversificadas del mundo. Telefónica tiene presencia directa en 24 países de Europa, África y Latinoamérica y cuenta con participaciones importantes en otros operadores, como el 10% de Telecom Italy, 10% de Portugal Telecom, 5% de China Unicom u 8% de Hong Kong PCCW.
El presidente de Telefónica, César Alierta, comenzó hace unos días su discurso en el 10º Foro Latibex diciendo "somos latinoamericanos". Con esta frase dá un respaldo a la región, en la que cuenta actualmente con más de 150 millones de clientes y que supone un 38% de sus ingresos. Alierta explicó que el sector de las telecomunicaciones crecerá a tasas superiores al 7,4% anual en Latinoamérica hasta el año 2012, por encima de la media mundial y de incluso regiones como Asia-Pacífico, lo que hará que los clientes e ingresos de la operadora sigan avanzando a un ritmo muy importante. Telefónica es el mayor inversor extranjero en la región (83.000 millones de euros en total entre 1990 a 2007, de los que más de 45.000 son de inversión directa) y, entre 2007 y 2010 invertirá más de 14.000 millones de euros en infraestructuras, sobre todo de banda ancha fija y móvil.
¿Es esta diversificación geográfica acertada?
Desde luego que sí, pues permite crear sinergias diversas (economías de escala en compra de equipamiento a suministradores, servicios sobre la infraestructura de red, investigación y desarrollo, etc.) y los países emergentes serán el principal motor de crecimiento, tanto en clientes como en ingresos, en los próximos años.
¿Incluso ante la crisis actual?
Aún más, pues lo que en las economías desarrolladas será una fuerte recesión, en los países Latinoamericanos es una ralentización del crecimiento. El único mercado verdaderamente global a día de hoy es el financiero, luego es de esperar que las economías emergentes se resientan, si bien puesto que su crecimiento medio era el doble que el de los países desarrollados, éstos seguirán creciendo, aunque con el peligro de hacerlo a ritmos similares a la inflación. Las economías emergentes (China, Rusia, Brasil, India, etc.) son ahora lo suficientemente grandes, lo suficientemente vinculadas entre sí y exitosas al promover políticas para favorecer el crecimiento, como para lograr sostener su propio crecimiento, incluso en un contexto de recesión en Estados Unidos y otros países desarrollados como el actual. Los países emergentes son así los menos inmunes a la crisis y actuarán como un soporte a la economía global y los resultados empresariales.
No obstante, la nacionalización de los planes de pensiones en Argentina, ha incrementado la inseguridad jurídica y la prima de riesgo de toda Latinoamérica, generando una estampida del capital extranjero, comprometiendo así es escenario financiero y económico de estos países. No obstante, aún con el riesgo de la proliferación de movimientos populistas en distintos países de la región, el menor nivel de endeudamiento público y privado, mejores niveles de educación, mayor calidad de las instituciones, mejor sistema financiero, mayor disciplina macroeconómica, etc., evitará volver a las crisis tan habituales en los últimos decenios del siglo pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada