jueves, 25 de noviembre de 2010

Acceso móvil con seguridad a la nube

El pasado 3 de noviembre de 2010 tuve la oportunidad de asistir a varias de las sesiones organizadas por la Cátedra de Sostenibilidad en Comunicaciones Móviles de Telefónica en la ETSIT de la UPM. Las Jornadas tenían por tema "Acceso móvil con seguridad a la nube".
D. Julio Linares, Consejero Delegado de Telefónica, reflejaba en su presentación "Hacia el nuevo Ecosistema Digital", que vivimos en un mundo digital, con más de 4.600 millones de usuarios de telefonía móvil, 1.000 millones de usuarios de telefonía fija y 1.600 millones de internautas. Los consumidores emplean las comunicaciones cada vez más en su vida diaria, compartiendo inquietudes y contenidos en redes sociales, comprando online, etc. El 40% de los accesos a Internet se realizan actualmente desde móvil y serán el acceso predominante en 2013. El número de dispositivos conectados en 2020 será de más de 50 mil millones. La demanda de ancho de banda es creciente y esto requiere nuevas redes más inteligentes, con QoS y seguridad extremo a extremo, y esto requiere de fuertes inversiones. Para Linares, la capacidad inversora depende del retorno de la inversión y para ello es necesario un ecosistema equilibrado que no existe a día de hoy. Los operadores y suministradores de equipos tienen que asumir reducciones de márgenes para hacer la banda ancha extensible a la población y, en cambio, los proveedores de servicios y contenidos, se están beneficiando de esta proliferación de la banda ancha, con un crecimiento del comercio online, publicidad online, etc.
Telefónica ha manifestado en varios foros que no quiere ser un mero transmisor de comunicaciones (dump pipe), sino que quiere entrar en la parte del negocio que proporciona más capacidad de diferenciación y rentabilidad: la de la inteligencia. En éste área es donde destacan otras empresas, muchas de las cuales nacieron en Silicon Valley, como Google, Facebook, Apple, etc. Linares aclaró que Telefónica no estará en la parte de producción de contenidos, sino que llegará a acuerdos con estos productores y acturará como distribuidor de contenidos. Por ello, la política de alianzas es más importante que nunca. Sin embargo y aunque no se hizo ninguna mención durante la presentación, Telefónica si que tiene como objetivo entrar en el negocio de los servicios digitales, donde ya ha adquirido empresas como Rumbo, Jajah, Tuenti, etc. También ha realizado inversiones internas para entrar en este sector, como la "fallida" red social Keteké.com o la tienda online de música y aplicaciones Mstore.
Linares anunció en la jornada que Telefónica se está preparando para competir en el cloud computing con empresas como Google, IBM o Microsoft, donde el negocio está en almacenar en Internet todos los datos y aplicaciones que ha día de hoy tienen los usuarios en sus propios dispositivos. El cloud computing permite varios beneficios al mundo móvil: escalabilidad, flexibilidad, pago por uso, ahorro de costes y reducción de tiempos de provisión. Como se manifestó además en varias intervenciones, para que la nube tenga éxito, es necesario asegurar la seguridad, la disponibilidad y la calidad de servicio de los datos y servicios, así como el correcto uso de los datos almacenados por los usuarios.
En mi opinión, esto a día de hoy no es posible conseguirlo a través de Internet y será muy difícil que esto cambie si queremos una red neutra. Por ello, las operadoras de telecomunicaciones tienen un arma muy importante con la que enfrentarse a los competidores del mundo de la informática e Internet: una red propia y basada en IMS (IP Multimedia Subsystem), que permite ofrecer servicios de forma estándar, interoperable, segura, con calidad de servicio, etc. Si IBM quiere dar servicios de cloud computing, el usuario tiene que acceder a la red y los servidores de IBM, pasando por la red de acceso a Internet de su operador, atravesar una serie de routers de Internet, pasar por la red de acceso a Internet del operador al que IBM tiene conectada su nube y, finalmente, acceder a la red y servidores de IBM. Estamos hablando de un largo camino que depende de diversos agentes y de situaciones difícilmente controlables. En cambio, un operador puede hacer lo mismo, reduciendo el número de tramos intermedios y asegurando la calidad de servicio, fiabilidad, seguridad, etc. Además IMS permite la integración de servicios para mejorar la experiencia de usuario: presencia, localización, telefonía, mensajería, etc. Es cierto que IMS es complejo, pero cuando se añaden requisitos que requieren ofrecer un servicio convergente y con gran experiencia de usuario, es imposible recurrir a soluciones sencillas. ¡Ha llegado la hora de explotar IMS!


No hay comentarios:

Publicar un comentario